El formato MP3 está oficialmente muerto



Los creadores del formato MP3 anuncian oficialmente su muerte: no otorgarán más licencias de uso.

Todo el mundo conoce, ha hablado o escuchado en algún momento un MP3, quizá no se sabe exactamente qué es, pero se relaciona con música y no es para menos. El formato de compresión de audio digital MP3 se lanzó a mediados de la década de los 90 y supuso toda una revolución en la industria musical digital.

El Instituto Fraunhofer IIS, junto a Technicolor (antigua Thomson Multimedia), son quienes controlan los derechos del formato MP3 y en las últimas décadas han sido los protagonistas a la hora de licenciar el formato a cualquiera que lo quisiera utilizar, ahora ese plan de licencias llega a su fin, el MP3 ha muerto.

El formato MP3 ha sido uno de los principales impulsores de la revolución de la música en formato digital, pero todo llega a su fin. En un comunicado del Instituto Fraunhofer IIS anuncian que dejan de licenciar el MP3, ¿qué significa esto? Que no saldrán más dispositivos, reproductores, sistemas operativos o nuevo software con licencia para soportar MP3.

Obviamente de cara a los usuarios esto es algo simbólico, el MP3 es un formato icónico y va a seguir estando presente durante bastante tiempo, pero al fin y al cabo es ley de vida. El MP3 fue un gran avance en cuanto a nivel de compresión y calidad con respecto a lo que había en su momento, pero los tiempos cambian y actualmente han surgido nuevos formatos.

Son por ejemplo ACC (Advanced Audio Coding, codificación de audio avanzada) o el futuro MPEG-H que cada vez se utilizará más por parte de servicios de contenidos y plataformas de streaming.

Así, las patentes de los algoritmos que dan sentido al MP3 han caducado y se dejan de conceder licencias, la teoría dice que queda como un formato libre y por el que no habrá que pagar royalties, pero la lógica y el avance de nuevos formatos y tecnologías de compresión con mayor calidad resultante acabarán dejando de lado el MP3.

Por tanto, MP3 quedará marcado en la historia como uno de los ‘culpables’ de la revolución musical, que cambió la forma de consumir este contenido.

Comentarios